Posts Tagged ‘nuclear’

The milk of Chernobyl

16/03/2011

 

Greenpeace International

  • Blogpost by Aslihan Tumer – March 11, 2011 at 11:40

  • As a child, I really did not like the milk no matter how much my mother tried to put sugar or chocolate in it. I still don’t  like it much. This was a little issue when I grew up between my mother and me. Today I am a Greenpeace campaigner and I came to a remote village in Ukraine. Our mission was to test the milk contamination in the area. We were about 4 hours drive from Chernobyl and even here you can see the contamination – especially in milk, something that is very important part of the daily diet here.

    We knew it was contaminated – it was documented soon after the Chernobyl accident – but we were hoping to not to find it. You do not want to measure the milk of these subsistence farmers and tell them that they are poisoning themselves and their children. Long term accumulation of the radioactivity in their bodies is the reason that many children have unusual headaches, lose consciousness, have birth defects. How can you say that to those people whose livelihood depends on? It took us only one day to find samples of milk that were 5 to 16 times higher than the Ukrainian limits for children, 30 times higher than the control samples we had in Kiev where the markets are closely regulated and regularly checked. I wondered if those mothers also insist their kids to drink their milk in the mornings.

    When asked, they said they knew the problems with the contamination in their food. Some remember the Chernobyl accident, and the fear at the time that they might all die within a year. They did not die within a year but the consequences of Chernobyl continued and they learned to live with it as a part of their lives. At the local children’s hospital we were told that it was getting worse. There are more and more children every year with problems; weak bones, anemia…etc. The ones with more serious problems are send to the regional hospital and if even more serious, directly to Kiev.

    I talked with one of the locals who asked me about our findings. Women were queuing up where we set our portable station measuring activity in milk. They brought their food and asked us to let them know about our findings. I explained one of the women what the situation is, and that necessary support needs to be given to these communities, that Chernobyl is not only the exclusion zone – there is a much wider affected area. She laughed at my ignorance: “no one will care about us” she says. I couldn’t  answer her, I couldn’t tell her that they will care.

    A lady stopped us in front of the hospital with a little kid four years old. She was crying and asked us if we were doctors, if we could help her. Her little Ivan faints very often. Nobody really explained her what the problem is. Ivan looked at us from his big coat, all his face covered because of the cold weather apart from his eyes. He was a little shy and did not want to talk to us. I couldn’t help Ivan, I won’t be able to help to any of them. I felt so powerless. We went there to find the milk contamination and we found it. It took our little team only one day to find that contamination. It is known by officials in Ukraine and by international institutions that these areas are still very contaminated yet they choose to ignore it and do not do anything about it.

    You see if it is far from the public eye in a remote village in Ukraine, it is not a problem for them.

    Next month will be the 25th anniversary of Chernobyl. There are already many scientists and officials saying the consequences are not too bad, and it has already passed. There is even talk of opening some of the previously excluded areas for agriculture to symbolize that it is over and we can forget about it.  They want to open the land for agriculture, for cattle to graze. Who is going to drink the milk of these cows? Which young mothers will ask their kids to finish their milk? The very people that you and me will never see on TV. They will never be professional spokespeople. Their stories will never be told. The government is working on a new law to lift the status of the Chernobyl invalids , so that they will not get the little financial support they were getting until now. It seems like if those people lived for 25 years after the Chernobyl – well that should be good enough for them.

    We cannot forget about Chernobyl, what it has done and what it will continue to do many generations to come. The Chernobyl accident is what every nuclear power plant in the world is capable of doing. When Chernobyl was first built it was thought to be the best, the one that will never have any problems. You know the rest of the story. Hundreds of kilometers away from the exclusion zone there are kids losing their consciousness every now and then again, if they fall when they are riding their bikes they are more likely to break their bones, and it will take longer for them to recover.

    Aslihan Tumer is a nuclear campaigner for Greenpeace International.

    Photos: © Greenpeace / Steve Morgan, © Robert Knoth / Greenpeace

http://www.greenpeace.org/international/en/news/Blogs/makingwaves/the-milk-of-chernobyl/blog/33675

Anúncios

Fukushima vive el peor accidente nuclear desde Chernobil

15/03/2011

EL PAÍS/ AGENCIAS – Madrid / Tokio – 12/03/2011

El sistema de refrigeración deja de funcionar en un segundo reactor.- El incidente es de categoría 4 en la escala internacional de 7.- Las autoridades dicen que los niveles de radiactividad han bajado en las últimas horas.- 200.000 personas evacuadas y 50.000 soldados desplegados.- El Ejecutivo reconoce pequeñas fugas

Así fue la primera explosión en Fukushima

El accidente en una central nuclear de la prefectura Fukushima (norte de Japón) es ya el peor que se ha vivido desde la catástrofe de Chernóbil (Ucrania) en 1986 y los problemas siguen agravando. El sistema de refrigeración de emergencia del reactor 3 ha dejado de funcionar, según ha informado un responsable de la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón. Este fallo, inesperado, se suma a los problemas ya sufridos en el reactor 1 tras el terremoto y el tsunami que asolaron el país, catalogados por las autoridades como de categoría 4. Esto equivale a un “accidente con consecuencias de alcance local” según la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES), que contempla como categoría máxima la 7. Solo en dos ocasiones se han registrado accidentes peores: se trata de la explosión en Chernóbil (categoría 7, “accidente grave”) y de la fusión, en 1979, de un reactor en la central estadounidense de Three Mile Island (categoría 5, “accidente con consecuencias de mayor alcance”). La Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial japonesa ha informado de que el número de personas expuestas a la radiación tras la explosión podría haber llegado a 160.

Tras probar diversos medios para tratar de enfriar el núcleo, el Gobierno ha dicho que va a tratar de rellenar con agua de mar, mezclada con ácido bórico, la estructura que contiene el reactor. Se trata de un método “sin precedentes”, según ha dicho el portavoz gubernamental, Yukio Edano, porque los refrigerantes empleados no están consiguiendo su objetivo. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha dicho que las autoridades japonesas le han informado del inicio del proceso, así como de una reducción en los niveles de radiactividad en las últimas horas. En la parte más positiva, la operación es posible entre otras cosas porque la estructura que contiene el reactor no tiene daños, un dato importante si las peores predicciones se cumblen y el núcleo llega a fundirse. El Ejecutivo japonés también ha informado de que se están preparando para repartir entre la población cercana dosis de yodo, un elemento útil para prevenir el cáncer de tiroides, que fue una de las dolencias que más afectó a las personas expuestas a las radiaciones de Chernóbil.

La situación en Fukushima I, como también se conoce a esa central nuclear ubicada unos 240 kilómetros al norte de Tokio, fue a peor en la mañana de este sábado tras una fuerte explosión en una torre eléctrica situada cerca del reactor número 1. Se trata del mismo reactor en el que el viernes se elevó de forma alarmante el nivel de radiactividad y que obligó a declarar el estado de “emergencia de energía nuclear” ante la posibilidad de fugas radiactivas. Este sábado, el Ejecutivo de Naoto Kan no ha tenido más remedio que reconocer que ha habido pequeños escapes radiactivos, aunque ha dicho que estos no suponen ningún peligro porque, entre otras cosas, se encuentra acordonado un perímetro de 20 kilómetros a la redonda (y de 10 kilómetros en el caso de la central vecina de Fukushima Daini, también con problemas). Se calcula que 200.000 personas han sido evacuadas de esa área -170.000 alrededor de Daiichi y 30.000 en Daini, según datos facilitados por el OIEA– en la que solo pueden entrar los equipos de emergencia y expertos nucleares.

Entre esos equipos se encuentran unos 50.000 militares, movilizados por el Gobierno para tratar de controlar la situación. El objetivo es lograr que el sistema de refrigeración del reactor cumpla su función, algo que solo consigue a duras penas desde el temblor de ayer, y evitar así una explosión del propio reactor que desencadenaría un accidente nuclear fatal. Ninguno de los intentos emprendidos hasta ahora ha dado frutos. El Gobierno japonés ha hecho un llamamiento a la calma mientras investiga las circunstancias del accidente en la torre eléctrica. Pero la preocupación entre la población, enormemente impactada por el tamaño de la catástrofe, es fácilmente palpable incluso entre los japoneses que viven cientos de kilómetros de las centrales, informa desde Tokio la enviada especial de EL PAÍS Georgina Higueras.

En rueda de prensa, el ministro portavoz ha informado de que la explosión no ha dañado el depósito que protege al reactor (el que ahora se intenta rellenar con agua de mar) y ha asegurado que se investiga como posible causa una reacción química entre acumulaciones de hidrógeno y oxígeno. Yukio Edano también ha dicho que el nivel de radiactividad en la zona ha bajado y que por ahora se encuentra en valores “asumibles”. Las autoridades de la prefectura de Fukushima han asegurado que los niveles alrededor de la planta son los equivalentes a los que puede soportar una persona en un año. Un portavoz de la Organización Mundial de la Salud ha señalado a Reuters que, a partir de los datos facilitados por las autoridades japonesas, los escapes han sido pequeños y el riesgo para la salud es “bastante bajo”. Con todo, numerosas personas evacuadas han tenido que pasar por controles de radiación antes de abandonar la zona.

Fugas radiactivas

A primeras horas del sábado (madrugada del viernes en España), el primer ministro japonés visitó la zona afectada y confirmó que se habían liberado “mínimas cantidades de radiación”. En una comparecencia posterior ante los medios, Naoto Kan ha calificado de “tragedia sin precedentes” la situación que vive el país. Según la Comisión para la Seguridad Nuclear de Japón, se ha detectado cesio radiactivo cerca de las centrales de Fukushima I y II.

Hasta 50.000 soldados de las Fuerzas de Autodefensa (el nombre del Ejército japonés), pertrechados con protecciones nucleares, han sido desplegados en la central para verificar la situación. La Fuerza Aérea de EE UU también ha colaborado entregando refrigerante para la central de Fukuishima-Daiichi, según informó el viernes la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, sin especificar más detalles sobre la operación. “Una de las centrales ha recibido una gran presión tan el temblor y no tiene suficiente líquido refrigerante. Los aviones de la USAF han podido entregarlo”, dijo Clinton.

La empresa propietaria de las dos centrales afectadas tiene un pasado polémico. Tokyo Electric Power’s (TEPCO) tuvo varios problemas de seguridad en el pasado. En 2002, el presidente de tuvo que dimitir después de que varios ejecutivos admitieran haber falsificados informes de seguridad. Casos que se han ido repitiendo a lo largo de los últimos años.

Declarada la emergencia nuclear

La emergencia nuclear declarada en Japón sigue el procedimiento de seguridad internacional para minimizar los daños que el terremoto haya podido causar a las instalaciones nucleares y garantizar que no se han producido fugas radiactivas, como ocurrió en la planta japonesa de Kashiwazaki-Kariwa que vertió al mar unos mil litros de agua contaminada tras el terremoto de 2007.

La alerta se explica porque ni los reactores instalados en el país, una referencia para la seguridad a nivel mundial dado que fueron diseñados para resistir a los seísmos que habitualmente sufre la zona, parecen preparados para soportar un movimiento telúrico de la intensidad del que ha sacudido la costa nororiental del país, de 8,9 en la escala Richter, informa Ferran Balsells. “Los reactores se diseñan considerando datos históricos de los seísmos de la zona en que se van a construir”, detalla Juli Barceló, exconsejero del Consejo de Seguridad Nuclear, máxima autoridad atómica de España. “En Japón las nucleares están construidas para resistir terremotos de una intensidad alrededor de 7,5”, detalla. “El primer paso, ante la intensidad del terremoto, es decretar la emergencia para asegurarse de que no ha habido averías que desemboquen en fugas o explosiones”.

Las plantas nucleares poseen dos puntos especialmente débiles: el reactor, que debe mantenerse aislado y a una temperatura estable de unos 300 grados centígrados; y el sistema de refrigeración del mismo, que evita sobrecalentamientos que puedan derivar en una explosión. Es el riesgo que ha sufrido la planta atómica de Fukushima I, cuyo circuito de refrigeración ha sufrido una avería que ha provocado un fallo en la instalación. “Uno de los motores que alimenta el sistema de refrigeración ha fallado. Es relativamente alarmante porque debería haber funcionado correctamente”, señala José María García Casasnovas, ingeniero industrial experto en energía nuclear y vocal de la comisión de Energía del Colegio de Ingenieros. “Hay que investigar qué ha pasado y si la avería obedece a afectaciones causadas por el terremoto”, añade.

Es una sucesión de acontecimientos similar a la que propició el accidente radiactivo de Chernobil en 1986, uno de los mayores desastres medioambientales causados por una central nuclear. “Pero Japón ha paralizado la central inmediatamente y parece que el resto de sistemas de seguridad funcionan según lo previsto. Ahora es primordial certificar que los circuitos de refrigeración y los reactores paralizados pueden seguir operando con seguridad”, advierte Casasnovas. “Por eso la emergencia se mantendrá hasta que se haya descartado cualquier riesgo”, precisa.

La emergencia ha parado aproximadamente el 25% de la potencia nuclear instalada en el país (el temblor paró 11 de las 54 centrales nucleares) mientras el 75% sigue funcionando con normalidad. “Es una alteración importante que afecta alrededor de la cuarta parte del parque nuclear”, calcula Casasnovas.”Por ahora se está sustituyendo la energía que producían los reactores afectados con plantas de gas líquido, aunque si se prorroga la situación de emergencia Japón quizá deba recurrir a otras fuentes energéticas”.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Fukushima/vive/peor/accidente/nuclear/Chernobil/elpepuint/20110312elpepuint_2/Tes

Merkel suspende el plan para alargar la vida de las centrales nucleares en Alemania

15/03/2011

 

El País

El debate nuclear

El Ejecutivo alemán aprueba una moratoria de tres meses para decidir sobre una ley aprobada el año pasado en un contexto electoral complicado.- Suiza cancela todos las licencias en curso y Austria pide nuevas pruebas de resistencia en sus plantas

JUAN GÓMEZ (Hamburgo) | AGENCIAS 14/03/2011

El debate nuclear, nunca dormido del todo en Europa, se ha reabierto con fuerza a raíz de las amenazas de las centrales nucleares en Japón por culpa del terremoto que sacudió al país el pasado viernes. Sobre la mesa está la cuestión de analizar las lecciones del accidente nipón y si merece la pena ampliar la vida de las centrales nucleares.

La canciller alemana, Angela Merkel, aplazará por tres meses la prolongación de la vida útil de la centrales nucleares del país. Se trata de una moratoria para la reforma legal aprobada en 2010, con la que el actual Gobierno de centro-derecha aplazó por una media de 12 años el apagón de las centrales nucleares. En 2002, socialdemócratas y Verdes habían decidido desconectar todas las centrales atómicas alemanas para el año 2021. Con la decisión de hoy, Merkel da un viraje a la política pronuclear de su segunda legislatura, que es la primera en coalición con los liberales del FDP.

Merkel ha cambiado de opinión en apenas dos días. El sábado aún defendía la “seguridad” de las centrales nucleares alemanas. En un esfuerzo por controlar los efectos domésticos de la grave amenaza nuclear japonesa, Merkel y su vicecaciller, el líder liberal Guido Westerwelle, aseguraban el sábado que Fukushima era un “punto de inflexión” para el mundo. No obstante, Merkel se cuidó entonces de aclarar las consecuencias prácticas. Solo anunció que se comprobará de nuevo la seguridad de las 17 centrales atómicas alemanas. Que, sin embargo, calificó de “seguras”.

La presión de la calle y de la opinión pública pesan más que nunca cuando se acercan unas elecciones importantes. Las del próximo día 27 en Baden Württemberg lo son: la Unión Demócrata Cristiana gobierna el próspero land desde 1953. Es uno de sus principales bastiones. Tras las derrotas en las regionales de Renania del Norte-Westfalia, el pasado mayo, y el varapalo de Hamburgo en febrero, un revés en Stuttgart podría salirle muy caro a Merkel. Las encuestas previas al desastre japonés daban un empate entre la coalición que preside Stefan Mappus (CDU), que es análoga a la de Merkel, y el tándem de SPD y Los Verdes.

Mappus fue un significado defensor de la prolongación de la vida útil de las nucleares. El desastre de Fukushima ha despertado en Alemania el recuerdo latente de la nube radioactiva de Chernóbil en 1986. 60.000 de ellos salieron el sábado a la calle, precisamente junto a la vieja central de Neckarwestheim en Baden Württemberg, para protestar contra la el uso de la energía nuclear.

De pronto, los democristianos se han convertido en escépticos de la fisión nuclear como fuente de energía. Así, el Ministro de Medio ambiente de Baviera Markus Söder, de la CSU, acaba de anunciar hace unos minutos que desconectará la controvertida central Isar I. La Oposición , que se oponían en bloque a la postergación del apagón nuclear, descalifica las decisiones de hoy como “trucos transparentes”

El actual comisario europeo de Energía, Guenther Oettinger, que antes fue primer ministro de ese estado del suroeste de Alemania, ha asegurado que se debe comprobar rigurosamente la seguridad en las centrales más antiguas y no ha descartado cerrar algunas en caso de que fuese necesario.

Suspensión en Suiza

El debate en Suiza (cinco plantas nucleares) también se ha zanjado temporalmente. El Gobierno ha decidido suspender todos las licencias en curso para autorizar nuevas centrales nucleares mientras se examina la seguridad de las ya existentes en el país, según ha anunciado hoy la ministra de Energía, Doris Leuthard.

Según ha comunicado el Ministerio de Energía, Leuthard ha ordenado “volver a examinar la seguridad de las centrales existentes”. La Inspección Federal de la Seguridad Nuclear analizará las causas exactas del accidente nuclear en Japón y de ahí podría decidirse la revisión de las normas actualmente en vigor en Suiza.

Austria quiere nuevas pruebas

Si en Alemania la política nuclear es controvertida, en Austria fue tan intenso el rechazo popular que el país es constitucionalmente no nuclearizable. El ministro austríaco de Medio Ambiente, Nikolaus Berlakovich, ha pedido hoy que se lleven a cabo pruebas de resistencia de las centrales nucleares europeas para revisar los niveles de seguridad tras la alarma que han provocado las explosiones en las plantas japonesas. La reacción de los ministros del ramo de la UE, reunidos hoy en Bruselas, ha sido “muy favorable” a esta propuesta de Austria, según la secretaria de Estado española de Cambio Climático, Teresa Ribera.

Austria, un país tradicionalmente contrario a la energía nuclear y especialmente crítico con las decisiones de países como Alemania y España de alargar la vida de las centrales, cuestionó el grado de preparación de las plantas europeas para resistir terremotos, así como el funcionamiento del sistema de refrigeración de los reactores.

La UE, dividida

Las plantas atómicas producen alrededor del 15% de la energía consumida en la Unión Europea. Bruselas ha convocado una reunión urgente de responsables de la seguridad nuclear en la Unión junto a fabricantes y operadores de centrales, “para evaluar las consecuencias del accidente de Fukushima y tomar nota de las lecciones aprendidas”.

Los Veintisiete están divididos casi a la mitad con respecto a la energía nuclear, con ligera mayoría de países nuclearizados: 15 de los socios cuentan con centrales atómicas. La campeona imbatible es Francia, que genera a partir de 58 reactores nucleares el 75% de su energía eléctrica, el récord mundial. Reino Unido es la segunda potencia nuclear comunitaria con 19 reactores en funcionamiento, 11 más que España.

La presidencia húngara de turno de la UE ha comentado que, en su opinión, el Consejo de Ministros europeos de Medio Ambiente, que ya estaba convocado hoy para abordar otros asuntos, “no es el lugar adecuado para abordar estas cuestiones”, pero ha dicho que no iba a oponerse al deseo de las delegaciones de comentar la situación.

También tratarán de la situación en Fukushima los ministros de Exteriores del G-8 que se reúnen desde esta tarde en París. Tras la cena de bienvenida, la primera sesión de trabajo será mañana por la mañana. Se espera que el responsable de Exteriores francés, Alain Juppé, ofrezca a Tokio la experiencia de su país en seguridad nuclear. La rueda de prensa conjunta de los participantes en la reunión está programada para mañana, martes, a las dos de la tarde.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Merkel/suspende/plan/alargar/vida/centrales/nucleares/Alemania/elpepuint/20110314elpepuint_11/Tes